Cosmos: La visión de Derechos Humanos que demanda el pais

Entre los movimientos telúricos y el agitado andar de la Justicia Penal Acusatoria en el contexto nacional, todo apunta a Querétaro como la entidad federativa que ha comprendido como avanzar en la anhelada consolidación del sistema oral sin entrar en ese canal de incertidumbre, descalificaciones ni retrocesos que sugieren algunos personajes con o sin voz autorizada.

Con un soporte definido en el tema del respeto a los Derechos Humanos, el Modelo Cosmos nuevamente es ejemplo nacional por su coordinación institucional y la voluntad política, cristalizada en el Sistema Penitenciario del Estado de Querétaro, que trabaja bajo una política pública orientada al respeto de los derechos fundamentales de las personas privadas de la libertad.

El sitio ganado por Cosmos no es una ocurrencia ni obra de la casualidad, sino producto de un estudio realizado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), organismo que, en el contenido de la recomendación general 38/2019, observa que acertadamente en el Estado de Querétaro se publicó la Ley Cosmos el 3 de octubre de 2018.

Esta Ley marca el rumbo en el diseño de las instituciones, pues garantiza la trazabilidad del modelo, la soberanía, la independencia y autonomías de sus integrantes, así como la obligatoriedad de cumplir con una evaluación sistémica de la operación institucional para formular propuestas y recomendaciones para su mejora continua.

Lo que ocurre en el estado tiene cimientos jurídicos, cuenta con ensambles institucionales y trabaja de manera sistémica a través de la creación de la Comisión Cosmos que, atiende a la finalidad de materializar una efectiva coordinación para facilitar el acceso a la justicia, así reconocido en la recomendación general emitida por la CNDH.

Después de todo hay claridad entre la bruma. La CNDH recomienda abiertamente al resto de las entidades federativas del país voltear a mirar las buenas prácticas que se desarrollan en la entidad queretana, debido a que son las que han dado muestras de que es posible consolidar la justicia penal acusatoria y dar certeza de saber cómo, para qué y por qué se trabaja de esa manera.

Basta mirar el antecedente histórico inmediato para corroborar que la perspectiva de este organismo nacional, está ligado y acorde a las medallas de primer lugar en avance de consolidación del Sistema de Justicia Penal Acusatorio, que Querétaro ha obtenido en dos años consecutivos, de acuerdo al estudio Hallazgos 2017 y 2018, que ha elaborado México Evalúa.

Habrá que anexar la calificación que otorgó el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP) efectuado por la propia CNDH, en la que el Sistema Penitenciario del Estado de Querétaro, logra el primer lugar dentro de la escala nacional con una puntuación superior a 8, algo que solo consiguieron Guanajuato y Coahuila.

Los resultados del DNSP no están basados en la estética de los centros de reinserción social ni en rubros superficiales, sino en la revisión de aspectos fundamentales como son la integridad personal del interno, estancia digna, condiciones de gobernabilidad, reinserción social del interno y atención a internos con requerimientos específicos. Ni más, ni menos.

Y es que el Modelo de Gestión Cosmos Penitenciario se define por la estancia y el trato digno a las personas privadas de la libertad, cualquiera que sea la naturaleza jurídica de esta condición, mediante normas, procedimientos, infraestructura y personal especializado que asegura el cumplimiento de los objetivos de la Ley Nacional.

El estado de Querétaro nos está acostumbrando a ocupar el liderazgo nacional en justicia penal, además de su diseño y trazabilidad, también por su enfoque en derechos humanos. Ahora solo es cuestión de que se siga apostando a que las instituciones continúen trabajando con el rumbo que se trazaron para gozar de una entidad que brinda certeza, legalidad y acceso a la justicia para todos.

Hoy, es día en que las entidades del resto del país, instituciones de carácter nacional y organismos de escala internacional han puesto una marca en el mapa del país, justo en Querétaro, donde se forja el más alto conocimiento en materia de justicia penal, mismo que está listo para ser compartido y enseñado, con la finalidad de abonar -mediante la pedagogía- las mejores prácticas en esta materia, en vías a consolidar la reforma de 2008, sin dar marcha atrás.


Por: Rafael Camacho Aldape, comunicación social del Sistema de Justicia Oral Querétaro.